Actitud

Los seres humanos somos el resultado de lo que pensamos: esto nos dice Jorge Duque Linares. Inmediatamente surgen una serie de interrogaciones: ¿Qué es pensar? ¿El pensamiento es el resultado de qué? ¿El pensamiento es el resultado del ser humano? ¿Solamente los seres humanos estamos dotados de pensamiento? Todas estas, y aún más, preguntas es necesario hacérnoslas, de lo contrario no esteraríamos pensando. Lo que en realidad sugiere Duque Linares es todo lo contrario, es decir no pensar. Todo depende de quien lo dice y con que fines, en este caso él hace del pensamiento, que se lo atribuye solamente a los seres humanos, una especie de fin en si, es decir el invita a los seres humanos, a los cuales se dirige en sus conferencias a no pensar. Hace pensar que si pensamos de cierta forma, esta influenciara los resultados: Si pienso positivamente todo me resultara positivamente y lo contrario.
En la formación de nuestras estructuras mentales hay dos partes fundamentales que se van a estructurar: El consciente y el inconsciente, es el segundo que en realidad nos va a gobernar durante toda nuestra vida. En la medida en que nuestros primeros seis años van a formar realmente dichas estructuras y en esta primera etapa no tenemos conciencia de cosas y hechos fundamentales, entonces es el inconsciente el que va a predominar en nuestras estructuras mentales. Pero en un porcentaje demasiado alto no tenemos explicación para una gran cantidad de actos cotidianos los cuales no le podemos dar explicación ya que escapan a nuestra consciente. ¿Como podemos entonces los seres humanos ser el resultado de lo que piensa nuestro consciente? Porque en realidad el inconsciente no piensa sino que actúa por encima de nuestro consciente, o sea que los seres humanos no somos el resultado de lo que pensamos sino de lo que no pensamos. Y es aquí, precisamente, en donde esta el problema.
La mayor parte de nuestros problemas cotidianos tienen raíz justamente por no pensar en ellos, por buscarles disculpas o justificaciones, creer que todo va bien, cuando en realidad todo va mal: Si hoy hace sol, es un día esplendido y ese esplendor lo veo con una actitud positiva y optimista, no por ello mis problemas que me agobian van a desaparecer. Pero si soy consciente de mis problemas y conozco cual es la raíz de tal o tal problema (es decir mi inconsciente) que no me deja vivir en paz, entonces puede hoy ser un día gris, lluvioso y tormentoso en términos meteorológicos y puedo ser el ser mas feliz del mundo, porque tengo conciencia de mis problemas y se como solucionarlos, como negociarlos con migo mismo y con los demás.
Los límites y alcances de la actitud positiva es un tema que tocamos, en los seminarios-talleres con mucha seriedad ya que de ella puede depender una motivación personal y una cierta felicidad de las personas que se acercan a nosotros para hacer reflexiones sustentadas en los conceptos más importantes de la ciencias sociales. Y esto es importante porque evita la charlatanería y las falsas expectativas de las personas que nos escuchan, generando una reflexión en conjunto, por esta razón nuestros seminarios-talleres son limitados en el número de personas participantes. Para avanzar en las cosas necesarias de la vida, hacemos un pensamiento crítico.

Comentarios Cerrados.